Home / Columnas / Gasto Social – Huachicoleros

Gasto Social – Huachicoleros

El asunto del robo de combustible, principalmente gasolina y diesel, a los poliductos de Pemex, mismo que se ha hecho incuantificable, debe ser entendido desde la óptica de la lucha de clases y la protesta social desorganizada en reclamo por un estado de cosas que laceran la economía de las clases populares.
Los aumentos a los energéticos, de principios de año, no sólo generaron una ola de violencia, sino que abrieron la puerta para que la gente buscara lo que algunos denominan, alternativas de sobrevivencia ante el fuerte gasto que representa al gasto familiar.
Fue así como esta industria ilegal que subsisitía en ciernes, tuvo su oportunidad de desarrollarse con altos costos para la paraestatal y algunas veces para la vida de los extractores infractores, pero se perfilaba como una respuesta generalizada que tuvo eco en las clases de menores ingresos.
Pese a las advertencias de denunciar a los modernos robin hoods del combustible, que en Hidalgo tuvo en la PGJEH fuertes ofrecimientos para ello, lo mismo que a nivel nacional, la actividad ha dejado entrever que seguirá sólida, de forma anónima. La razón; nadie va a denunciar a sus vendedores que en sigilo cumplen lo que el Gobierno no pudo, que es bajar el precio de los combustibles.
Así, esta respuesta, debe ser entendida en su ámbito reactivo, pues representa la organización de clases bajas y hasta medias, por combatir los aumentos que han generado protestas en aquellos altos estratos, que sin embargo, no recurren a estas estrategias, por lo menos de forma visible.
Los huachicoleros, que han formado un sólido bloque, prácticamente impenetrable en algunas zonas del país, se han vuelto los nuevos objetivos de la inteligencia nacional, que tras la recuperación de los ductos, busca entregar una empresa saneada y con ganancias garantizadas a los inversionistas futuros.
Es decir, no se trata de combatir el delito de manera llana como lo marca el Código Penal, sino que detrás hay una estrategia de mostrar al capital privado que Pemex aún sigue siendo atractivo y para lo cual, el aseguramiento de infractores y la liberación de ductos representa esta garantía que ofrece el Estado Mexicano al extranjero.
Aunque muy poco han caído los huachicoleros, se prevé una lucha constante y permanente, casi puedo apostar, de años, para que las autoridades puedan desactivar e inhibir esta práctica, pues muy remotamente, por no decir nadie de los que adquieren las gasolinas baratas, y sin importar su origen el cual presumen, irán a denunciar.
Este nuevo crimen, va adquiriendo tintes de peligrosidad, casi al nivel del narcotráfico, por lo que se están destinando creciente atención, quizá no presupuestal, pero sí en vigilancia, para paliarlo.
Los huachicoleros detenidos en las últimas semanas, son de poca importancia y como todo crimen organizado redituable, sólo provocan que otros más los suplan y vuelvan a la misma actividad. Los golpes esporádicos han encarecido el producto, pero la industria ilegal sigue pujante.
Hay que recordar que recientemente, Donald Trump, el esquizoide presidente estadounidense, acaba de anunciar la construcción de un poliducto que pasará a México, con la idea, dijo, de que llegue el combustible que su país nos vende. Pero más allá de eso, recordemos que el Plan Puebla – Panamá, contemplaba un oleoducto de estas características para enviar producto sin refinar, o sea, el crudo, y regresarlo en forma de combustibles.
No hay que perder de vista este nuevo escenario de lucha de clases, donde los marginados y desfavorecidos, hacen todo lo posible por no sucumbir y tener acceso a las gasolinas y combustibles ante el fuerte embate de las empresas que se han sumado a la oferta con la intención, según se anunció, de abaratar los productos, situación que a la fecha no ha sucedido como tampoco la del Gobierno Mexicano, que al crecer el precio del crudo, bajaría el de los combustibles. Así, hay huachicoleros para rato.

Cuentas claras: El Club Pachuca de fútbol, que tanto apapacho recibe de parte de las autoridades, está enseñando a la población y otras empresas que se puede pactar el pago de impuestos locales a capricho, siendo negociable hacerlo en especie, por lo que debemos aprovechar esta oportunidad pues si ellos pueden, naturalmente los demás también.

* Escritor, poeta, periodista y economista
cesarpesa@hotmail.com, twitter@tesaron, Facebook

About Juan Antonio Moreno

Check Also

Promueve alcaldía de Pachuca eventos culturales para vacaciones de verano

La Presidencia Municipal de Pachuca a través de la Secretaría de Desarrollo Económico municipal prepara una serie de actividades para esta temporada vacacional de verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *